Icona servizio traduzioni

¿Te gustaría traducir un libro o un artículo al italiano pero te asusta la idea de que tu creación tome vida en un idioma que no dominas del todo? ¿Te gustaría asegurarte de que las ideas lleguen a los lectores italianos intactas, con tu estilo, tus modismos, esas referencias que acortan distancias con el público…? En definitiva, ¿te gustaría que el texto, una vez traducido, diga lo mismo?

Pues yo puedo ayudarte. Pero, primero, tengo que darte dos noticias: una buena y otra mala. Empecemos por la mala: ninguna traducción incluirá todos los detalles del original, ni siquiera al tratarse de dos lenguas tan parecidas como el español y el italiano. Como decía Umberto Eco: traducir es decir «casi» lo mismo.
La buena noticia es que un buen traductor sabe reducir al mínimo ese «casi» y crear un texto que traslade lo mejor posible el sentido y el estilo del original, manteniendo intacta la frescura.

La traducción editorial requiere una predisposición innata para la escritura, que se cultiva asistiendo a cursos de especialización (yo, por ejemplo, he estudiado un máster en traducción editorial de español en la Università di Siena) y se perfecciona con la experiencia: cuanto más se traduce, más se aprende a escribir con soltura. En mi carrera he tenido la suerte de traducir a autores como Mario Benedetti y Sergio Pitol, y de enfrentarme con casi todas las variantes españolas y latinoamericanas y con registros muy diferentes. Y, sobre todo, he aprendido a respetar la voz del autor para crear textos bonitos «que no parecen traducidos».

Pero la estética no lo es todo. Una traducción cuidada, sobre todo de un ensayo, requiere un control riguroso de la terminología, de las citas y de la bibliografía. Hay que establecer qué referencias culturales comprende el lector italiano y cuáles hay que adaptar o explicar en una nota o en un glosario. Todas estas decisiones las tomaremos juntos.

Cómo funciona el servicio de traducción literaria y editorial del español al italiano

  • Me escribes, me explicas lo que necesitas y me envías un extracto del texto, para que pueda hacerme una idea del estilo y del contenido.
  • Si creo que puedo ayudarte (no traduzco textos legales, médicos o técnicos), te pediré que me envíes todo el material y determinaremos juntos la estrategia que adoptar. ¿Prefieres introducir notas o quieres crear un glosario? ¿Traducimos también el índice analítico?
  • Cuando definamos todos los detalles, pasaré a la traducción propiamente dicha, que revisará un compañero mío. Este paso es indispensable, sobre todo en los textos más largos.
  • Probablemente tú también te habrás dirigido a un editor o a un revisor de textos, ¿no?
  • Después de la revisión, se pasa a la maquetación. Si ya tienes un profesional de referencia, puedes dirigirte a él, si no, me ocuparé yo junto a un gráfico de mi confianza.
  • Antes de la publicación o de la impresión es fundamental que yo vuelva a ver el texto para revisar una última vez y asegurarnos de que todo esté en orden.

Mi trabajo termina aquí, pero estaré a tu disposición para responderte a posibles dudas y traducir reseñas, artículos de prensa y otro material relacionado con el texto.

¿Qué textos traduzco del español al italiano?

  • Novelas y cuentos
  • Ensayos divulgativos
  • Material didáctico
  • Guías turísticas
  • Artículos para revistas en papel u online
  • Textos para conferencias y discursos en público

Cuánto cuesta el servicio de traducción editorial

La complejidad de un texto editorial se basa en diferentes factores, como el argumento tratado, el estilo del autor, la posible presencia de una bibliografía, la cantidad de citas… Es difícil establecer un precio con anterioridad. Para que te hagas una idea, la traducción de un artículo de divulgación de una página cuesta a partir de 35 €, más el posible trabajo de maquetación.

Si en cambio quieres traducir un vídeo o un webinar, echa un vistazo a mi servicio de subtitulación.